dimarts, 14 febrer de 2012

#Pujols50 (II)

Seguim amb la setmana d'homenatge a Francesc Pujols aquí al Delaguard. Avui un cèlebre article en llengua castellana, dedicat a les dues ànimes de Catalunya: La dreta i l'esquerra nacional. Un divertimento genial!

LONGANIZA I BUTIFARRA

Si pudiésemos comparar las dos alas

políticas de Catalunya, derecha e izquierda,
a los embutidos típicos de
nuestra tierra, diríamos que la derecha es
longaniza y la izquierda butifarra.

La Lliga, o ala derecha, fabricada en frío, en
crudo, con orden y con tiempo. El ya clásico
nacionalismo republicano catalán, o ala izquierda,
cocido al baño María, como la butifarra
catalana propiamente dicha, o como la
reciente Esquerra catalana, hervida en la
caldera, como la butifarra blanca. La Lliga
hija del frío, el catalanismo de izquierda hijo
del fuego. La una cruda, el otro cocido; la
una seca, el otro graso. La una fabricada con
carnes escogidas, el otro fabricado con carnes
de aluvión.

Y para que la comparación sea más exacta
diremos que mientras la izquierda del catalanismo,
como la butifarra, se ha fabricado y
se fabrica con más o menos variantes en todas
las comarcas de Catalunya, que todas fabrican
butifarra, la Lliga es longaniza de
Vic, producto típico de aquella comarca,
creadora de la reina de los embutidos, producto
sin igual que puede ser imitado, pero
no superado ni igualado. La patria de la Lliga
es, como veremos, la tierra de la longaniza.

De la comarca de la longaniza era el gran
Prat de la Riba, llamado el seny rector de
Catalunya, por las derechas, y el senyor
rector de Catalunya por sus enemigos de la
antigua Unió Catalanista. Prat de la Ríba
condensa en su genio todo el catalanismo de
derechas, como se condensa la carne magra
en la longaniza. Programa nacido para conservar
como se conserva la longaniza.

De Vic fue el canónigo Collell, otro conservador
y condensador intenso del programa
de la Lliga. En dos o tres artículos de Collell
se encuentra todo el programa, condensado
como en dos o tres tajadas de longaniza.

Para probar la longaniza de la Lliga, basta
leer estos dos o tres artículos. De Vic fue
Narcís Verdaguer i Callís, sobrino del gran
poeta nacional de la Catalunya renaciente,
Jacint Verdaguer. El sobrino del poeta fue el
maestro político particular de Cambó. El
leader de la Lliga se amamantó, no diremos,
naturalmente, con longaniza, pero sí con su
jugo que para él extrajo expresamente de su
pecho aquel gran condensador también concentrado
del programa de Vic, que se llamó
Verdaguer como su tío. Prat, Collell y Verdaguer
fueron los fabricantes de longaniza
política más importantes de Catalunya. Forman
la razón social de la fabricación de este
producto de Vic.

Si esto no fuese suficiente bastaría con decir
que el presidente de la Lliga es Abadal, el
hombre que ha sellado la presidencia de la
Lliga con la dignidad ciudadana con que
sella todas las presidencias que ocupa. Abadal
es la encarnación más elevada del alma
de Vic.

Dos obispos ha tenido aquella diócesis, nacidos
los dos en la comarca del Penedès, en
plena tierra de la butifarra, lejos de la tierra
de la longaniza, y los dos han condensado
también el programa de la Lliga. Morgades
en la práctica y Torres i Bages en la teoría.
El uno después de ser obispo, el otro antes
de serlo. Morgades, desde la sede de Vic,
empezó la obra de construcción del catalanismo
conservador y tradicional reconstruyendo
el Monasterio de Ripoll, cuna de
nuestra personalidad cultural y política y
cuna y sepulcro de la dinastía catalana. Torres
i Bages, cuando todavía no podía soñar
en ser obispo de Vic, escribió su famosa
obra La Tradició catalana, concentración
cultural y política del programa de la Lliga,
como si presintiese que algún día tenía que
ser obispo de Vic, como premio de su obra.
Si Morgades fue longaniza de Vic, después
de comer longaniza en la diócesis, Torres
fue longaniza de Vic antes de comerla.

Hablando con todos los respectos, pero en
gracia a que en Catalunya se llama obispos a
unos embutidos de butifarra negra con reflejos
morados, típicos por su anchura, especiales
para guisar las habas a la catalana,
podríamos hacer un juego de palabras, sin
ánimo alguno de irreverencia, diciendo que
los dos obispos del Penedès fueron longaniza
de Vic. Aunque sea tentado a los gourmets
y a los gourmands de Catalunya, diremos
que fueron obispos de longaniza.

Siguiendo, la comparación empezada entre
estos productos alimenticios catalanes y sin
intención de inclinar nuestra balanza hacia
la longaniza o hacía la butifarra, diremos
que la longaniza tiene la propiedad de conservarse
durante mucho tiempo, con la particularidad
de aumentar la calidad, con cierta
cantidad de tiempo. La butifarra, que
siempre hay que comer cocida, no se conserva
tanto, hasta el punto de que la butifarra
ideal es la butifarra fresca, que aunque el
nombre desoriente, quiere decir saliendo del
fuego.

Decimos esto porque falta ver si en el ramo
de la política pasa lo mismo que en el ramo
de la alimentación, es decir, si la Lliga durará
como la longaniza de Vic y la izquierda
catalana pasará como la butifarra. Sabernos
de momento que la Lliga hace treinta años
que dura, aunque ahora pasa una época en
que no puede atar los perros con longanizas.
Sabemos también que la butifarra política
fue fabricada rápidamente por Macià en las
calderas hirvientes de la Dictadura. Los intentos
de fabricación anteriores que se habían
hecho habían fracasado. Almirall, que
fue el primero que intentó hacer butifarra
nacionalista, fracasó por completo. Sunyol
organizó el partido nacionalista republicano,
cocido, como, hemos dicho, al baño María,
pero pronto se volvió rancio y los que le
seguíamos tuvimos que volver a la longaniza.
Macià en combinación con el Noi del
Sucre, que le proporcionó las primeras materias,
logró hacer butifarra triunfal. Esperemos,
porque hay más días que longanizas.
Aunque todo depende de la pimienta y de la
sal, diremos que la variedad de butifarra que
más se conserva es la variedad que hemos
aludido llamada obispo. Es la más cuajada y
la que más se parece a la longaniza. No recomendamos
a la Izquierda Catalana que
haga obispos. Tiene los medios suficientes
para conservarse, a pesar de ser butifarra y
hacer decir a las derechas: ¡Tuviésemos una
longaniza que durase tanto!

Francesc Pujols
Las Noticias, 25 d’agost de 1934